El hijo del comandante afgano Ahmed Shá Masud, asesinado en 2001 por Al Qaida, pidió a Estados Unidos apoyo en armas y municiones para su milicia para resistir a los talibanes, que retomaron el poder en Kabul.

Su padre Ahmed Shá Masud, conocido como el León de Panshir, lideró la mayor resistencia contra los talibanes desde su feudo en el valle al noreste de Kabul hasta su asesinato en 2001.

Famoso por sus defensas naturales, el reducto escondido entre las montañas de Hindu Kush nunca fue sometido por los talibanes durante la guerra civil en la década de los 90, ni conquistado por los soviéticos una década antes, y ahora es el último bastión de resistencia en Afganistán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *