El Talibán derribó la estatua de un líder miliciano chií que combatió contra ellos durante la guerra civil de Afganistán en la década de 1990, según las imágenes que circulaban este miércoles en redes sociales.

La estatua representaba a Abdul Ali Mazari, un líder miliciano asesinado por el grupo en 1996, cuando los insurgentes arrebataron el poder a señores de la guerra rivales.

Mazari era un defensor de la minoría afgana hazara, chiíes que fueron perseguidos por el anterior gobierno suní talibán.

La imagen estaba en la provincia de Bamyan, en el centro del país, donde los talibanes volaron las estatuas de Buda de mil 500 años de antigüedad excavadas en una montaña en 2001, poco antes de la invasión liderada por Estados Unidos que los derrocó. Según los insurgentes, los budas violaban el veto islámico a la idolatría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *