Las fuerzas armadas de Estados Unidos pasan trabajos este lunes para manejar una caótica evacuación de Afganistán mientras el Talibán patrulla la capital y trata de proyectar calma tras derrocar el gobierno respaldado por Occidente.

El Talibán tomo Kabul el domingo después que el presidente Ashraf Ghani huyó del país, marcando el fin de una costosa campaña de dos décadas de Estados Unidos para rehacer al país. Las fuerzas de seguridad afganas, entrenadas por Occidente, se desplomaron en cuestión de días, incluso antes de la retirada de los últimos soldados estadounidenses.

Miles de afganos temerosos de un regreso del Talibán al poder están tratando de escapar por el aeropuerto en Kabul. Videos en redes sociales mostraron a centenares de personas corriendo por la pista mientras soldados estadounidenses hacían disparos al aire. Otro video mostraba a una muchedumbre empujándose escalera arriba, tratando de abordar un avión, con algunas personas colgadas de las barandas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *