El papa Francisco fue dado de alta este miércoles de un hospital de Roma y regresó al Vaticano, 10 días después de una cirugía programada en la que se le extirpó la mitad del colon.

Francisco salió de la Policlínica Gemelli de Roma en el asiento del copiloto de un Ford en torno a las 10:45 de la mañana, hora local. Hizo una parada para rezar en la basílica de Santa Maria Maggiore en Roma, que tiene una imagen de la Virgen María que Francisco siempre visita a su regreso de un viaje al extranjero.

Cuando su pequeña caravana llegó a una entrada lateral del Vaticano, el Ford se detuvo y Francisco salió con ayuda de un guardaespaldas. Saludó a algunos agentes de seguridad italianos -dos soldados que montaban guardia y un puñado de escoltas de la policía italiana en motocicletas- antes de volver al auto, que entró en el Vaticano por la puerta de Perugino.

Francisco fue intervenido el 4 de julio por un grave estrechamiento del intestino grueso, su primera cirugía importante desde que asumió el cargo en 2013. Fue una operación programada para principios de julio, cuando de forma tradicional se suspenden las audiencias del papa y normalmente Francisco se tomaría algo de tiempo libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *