Una nave de guerra rusa efectuó disparos de advertencia y un avión lanzó bombas este miércoles para obligar a un destructor británico a abandonar aguas en el Mar Negro cerca de Crimea, informó el Ministerio de Defensa de Rusia, al sostener que el barco navegaba por aguas territoriales rusas.

Fue el primer incidente desde la Guerra Fría en que Moscú utiliza munición de guerra para disuadir a una nave de guerra de la OTAN, reflejo del aumento de las tensiones entre Rusia y Occidente.

Las autoridades británicas negaron el incidente.

Según el Ministerio de Defensa, «no se hizo ningún disparo de advertencia contra el ´HMS Defender´» y «la afirmación de que se lanzaron bombas sobre su ruta» es falsa.

Según el gobierno británico, el barco estaba «haciendo un paso inocente por aguas territoriales ucranianas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *