De las 650 mil viviendas abandonadas en México, el Infonavit pretende recuperar y poner a la venta 100 mil 345 unidades en los próximos cuatro años.

‘Chulear’ los inmuebles y volverlos atractivos para un comprador es una apuesta complicada, dadas las razones por las que fueron abandonadas esas casas.

Falta de servicios, inseguridad, mala calidad de los materiales y lejanía de las fuentes de empleo, entre otras razones, ocasionaron que miles de viviendas hoy estén en el abandono, pese a un déficit de 9.2 millones que tiene el país.

El plan del Instituto, según cuenta su director, Carlos Martínez, es recuperar ese volumen hacía el 2024, para lo cual se planea la instalación de servicios faltantes en convenio con municipios.

Eran viviendas alejadas de los centros de trabajo y los conjuntos habitacionales se volvieron ciudades dormitorio donde los costos para trasladarse incluso eran mayores al pago de una hipoteca, explica Martínez.

Detalló que 57.7 por ciento de las viviendas a recuperarse están en la Ciudad de México que concentra 14 mil 982 unidades; Tamaulipas, con 14 mil 386; Nuevo León, 11 mil 21; Estado de México con 9 mil 67; y, Chihuahua con 8 mil 280 casas.

Dichas casas pertenecen al Infonavit porque fueron recuperadas mediante procesos judiciales iniciados en administraciones pasadas ante el impago de los trabajadores.

En administraciones anteriores se subastaron viviendas recuperadas en paquetes y muchas estaban en conjuntos totalmente abandonados.

Por eso, aunque eran vendidas a nuevos propietarios, volvían a ser desocupadas, explicó el directivo.

Infonavit y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) crearán planes maestros de cada conjunto habitacional donde se establezca qué servicios deben instalarse y con cuales ya cuentan.

El Instituto firmará convenios con los municipios para que se comprometan a instalar los servicios faltantes en los desarrollos e incluso será necesario evaluar si se tiene que modificar el uso del suelo, ya que algunos no son habitacionales.

A partir de este año, las viviendas recuperadas podrán ser vendidas directamente a los derechohabientes interesados.

«Porque recuperar viviendas no solo es pintar casas, equiparlas, sino se tiene que trabajar necesariamente con el municipio con una supervisión urbana», enfatizó Martínez.

Con información de Reforma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *