La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, Juliette Rivero, denunció este martes que miembros de su comisión fueron amenazados y agredidos por las fuerzas de seguridad mientras daban seguimiento a las protestas en la ciudad de Cali, que comenzaron el pasado miércoles.

«Mientras dábamos seguimiento a situación de derechos humanos en Cali no hubo disparos directos contra equipo ONU Derechos Humanos. Sin embargo, otros miembros de la comisión recibieron amenazas y agresiones, así como disparos por parte de la policía, sin que nadie resultara impactado», escribió Rivero en su cuenta de Twitter. Además, pidió que estos hechos «sean investigados y los responsables sancionados».

En Cali, capital del departamento del Valle del Cauca, se han denunciado disparos a civiles por parte de la Fuerza Pública. En varios videos que circulan en las redes sociales se aprecian oficiales con armas de fuego y manifestantes aparentemente heridos de bala. Asimismo, se oyen numerosos disparos.

La solicitud de Rivero ocurre después de que la portavoz de ese mismo organismo, Marta Hurtado, hiciera un llamamiento a la calma ante la convocatoria a una nueva jornada de protestas para este miércoles 5 de mayo. Además, Hurtado condenó el «uso excesivo de la fuerza» durante las manifestaciones en la nación sudamericana.

Por otro lado, en medio de estos hechos de violencia, caracterizados por la fuerte represión policial, la Defensoría del Pueblo de Colombia solicitó investigar las 19 muertes registradas en Valle del Cauca, Bogotá, Neiva, Cali, Soacha, Yumbo, Ibagué, Madrid, (Cundinamarca), Medellín y Pereira.

Este organismo también se encuentra «evaluando y clasificando» un total de 140 quejas con información sobre fallecidos, desparecidos, abuso policial y lesionados, entre otros.

Con información de RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *