El gobernador Javier Corral mencionó que no se tiene contemplado hacer más supercierres los fines de semana (el que comienza mañana sería el último), pues en estos días se redujeron los contagios gracias a la poca movilidad de los chihuahuenses, lo que evitó volver al semáforo rojo y las consecuencias fatales de tal regreso.

Asimismo, resaltó que la medida restrictiva aplicada a este fin de semana y al anterior tenía como finalidad frenar el número de casos por covid-19 sin que se tuviera que cambiar el semáforo a rojo, pues tal cambio, como sucedió el año pasado, causa grandes estragos en la economía local.

Sin embargo, aclaró que el naranja se mantendrá durante el mes de mayo. En caso de que los contagios vayan a la baja, cambiaríamos a amarillo en junio o julio.

“El cierre lo hemos determinado con todo y la molestia que esto significa para evitar el rojo; y les puedo anticipar que por los datos preliminares estamos logrando evitar el rojo y que Chihuahua pueda mantenerse en semáforo naranja todo mayo y, muy probablemente, junio y julio regresar al amarillo”, puntualizó el gobernador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *