El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que si los ministros de la SCJN no avalan la extensión de dos años de la presidencia del ministro Arturo Zaldívar, para encabezar la reforma al Poder Judicial, serán cómplices de la corrupción.

“¿En caso de que los integrantes de la Corte no avalen dos años más al frente de la misma se convertirían en cómplices de la corrupción?”, se le preguntó en su conferencia de prensa.

“Sí, yo creo que conscientes o inconscientemente, por el coraje que les produce la transformación que se está llevando a cabo, pues apoyan al régimen de corrupción, porque en este caso lo que se aprobó fueron leyes para reformar al Poder Judicial.

“Y se consideró que estas reformas se llevarían a cabo siempre y cuando el presidente de la Suprema Corte y el presidente a la vez del Consejo de la Judicatura fuese una gente honorable, íntegra, que no perteneciera a los mismos grupos de poder económico y político que llevaron a la ruina al país, a la decadencia, los que avalaron la corrupción”, dijo.

López Obrador afirmó que ya hay antecedente, pues los actuales magistrados del TEPJF recibieron el apoyo para que se ampliara el plazo, pero ahora los intelectuales se rasgan las vestiduras porque lo que quieren es que el Poder Judicial siga al servicio de la mafia en el poder.

“Hablando en plata, eso es lo que quieren, que los jueces no amparen, no protejan al pueblo, sino a los representantes de las corporaciones económicas, empresariales, financieras. Eso es lo que quieren”, aseveró.

El Presidente señaló que si el encargado de conducir el proceso de transformación del Poder Judicial fuera un personaje del “partido conservador”, del antiguo régimen caracterizado por el servilismo, en favor de los grupos de interés creados, que nunca se preocupan por el pueblo y en favor de la corrupción, esa reforma sería letra muerta.

Reiteró que el ministro Arturo Zaldívar es un servidor público honorable e íntegro que en dos años podría llevar a cabo esa reforma y él termina como ministro en 2024, no es una reelección.

Aseguró que la reforma es porque el próximo año Zaldívar termina su periodo como presidente de la SCJN y los actuales ministros eligen al nuevo presidente, así como del Consejo de la Judicatura Federal, el órgano que puede lograr la transformación del Poder Judicial y vigilar que los jueces no estén, como ahora, al servicio de los potentados.

Insistió en que los cambios aprobados por el Congreso significarán que se ampare a todos los mexicanos, que se limpie de corrupción al Poder Judicial, que no haya nepotismo, que se acabe con el influyentismo y que mantenga su verdadera independencia, su autonomía, porque ahora es independiente del pueblo, no del poder económico. “Esa es la reforma”, dijo.

El Universal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *