El presidente ruso, Vladímir Putin, declaró este miércoles que los autores de las provocaciones que amenacen «los intereses fundamentales» de la seguridad de Rusia «se arrepentirán de lo que hicieron como no se han arrepentido de algo desde hace mucho tiempo».

El mandatario ruso mencionó durante su mensaje anual ante la Asamblea Federal (Parlamento ruso) que las acciones hostiles contra el país «no cesan». De acuerdo con sus palabras, el querer culpar a Rusia «por cualquier motivo y, más a menudo, sin ningún motivo en absoluto» se convirtió en un tipo de «deporte» en algunos países.

Nos comportamos a este respecto con moderación —lo diré directamente, sin ironía— y modestamente. Solemos no responder no solo a las acciones hostiles, sino a la grosería franca», indicó el jefe de Estado.

Afirmó que Moscú va a establecer por su propia cuenta, en cada caso concreto, «una línea roja» en las relaciones con otros países.

Asimismo, el presidente destacó que Rusia construye sus relaciones con «la gran mayoría» de los Estados, incluidos los países europeos, basándose en el respeto mutuo.

Putin declaró que su país quiere tener buenas relaciones con todos los miembros de la comunidad internacional. «No queremos quemar puentes, pero si alguien percibe nuestras buenas intenciones como indiferencia o debilidad y tiene la intención de hacer explotar estos puentes, debe saber que la respuesta de Rusia será asimétrica, rápida y dura.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *