La actriz británica Helen McCrory, conocida por sus apariciones en el exitoso programa de televisión Peaky Blinders y la serie de películas de Harry Potter, murió a los 52 años. Un comunicado publicado en Twitter por su esposo y compañero actor Damian Lewis el viernes dijo que «después de una batalla heroica contra el cáncer» McCrory «falleció pacíficamente en su casa rodeada de una ola de amor de amigos y familiares».

McCrory era conocida tanto en Gran Bretaña como en el extranjero por sus representaciones de Narcissa Malfoy, la madre del némesis de Harry Potter, Draco Malfoy, en la serie de películas de Harry Potter, y Polly Gray, la acerada matriarca de la popular serie Peaky Blinders de BBC One.

Lewis, quien se casó con McCrory en 2007, dijo en su declaración que su esposa «murió como vivió. Sin miedo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *