La guapa actriz mexicana dice que a sus 30 años ha aprendido a aceptarse y no juzgarse, por lo que habla con orgullo de sus imperfecciones.

Eiza, con mucha alegría, mencionó que acepta con orgullo sus imperfecciones e incluso se siente sexy cuando ve su celulitis, después de pasar por un proceso en el que superó sus conflictos de autoestima.

Anteriormente, relata, se sentía incómoda con sus imperfecciones corporales; pero ahora incluso la hacen sentir empoderada.

«Hace cuatro años me fui de viaje con mi novio de aquel entonces y me fotografiaron paparazzi en la playa. Se podía ver celulitis en mi pierna en las fotos, y estaba tan avergonzada. Ahora me siento tan sexy cuando veo mi celulitis o mi trasero, que es grande, con pequeños hoyuelos«, dijo en la entrevista que le concedió a la revista Shape.

«Me siento tan sexy sólo con un movimiento o cuando me siento y mis piernas crean ese poco de grasa en el costado de mi cadera. Realmente me gusta. Me siento como una mujer, puedo mover mi cuerpo y me hace sentir realmente empoderada. Algo que nunca hubiera sentido en mis veintes«, agregó.

Finalmente, dijo que a sus 30 años ha aprendido a aceptar y amar a esa mujer que mira en el espejo, así como no juzgarla; por ello se siente segura de sí misma en esta nueva etapa de su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *