Ocho familias de esta colonia no cuentan con el servicio de agua potable desde hace seis meses, pues ni las pipas acuden para surtirles; por lo que deben acudir con sus vecinos que sí tienen agua para abastecerse.

Berenice Ortiz y su esposo tienen dos hijos, una niña de 10 años y un niño de cinco, viven en la calle 47 ½ número 3407, una calle abajo del Mirador. Cada día tienen que bajar una cuadra a con su vecina, que sí le llega poquita agua en la madrugada, para acarrear cuesta arriba dos botes, “echando” cuatro vueltas para completar los ocho que son utilizados en la cocina, baño, etcétera.

“Antes nos mandaban una pipa al menos una vez por semana; y ya hace como cuatro años que dejaron de hacerlo porque empezó a llegar bien el agua, porque pusieron un rebombeo allá abajo. Esa agua nos beneficiaba mucho, pero como que (ahora) cerraron válvulas, o no sé, y ya no nos quisieron enviar agua para acá arriba”, denunció.

Asimismo, solicitó «que nos manden pipa, a muchas colonias sí mandan y acá no, ya tenemos más de seis meses que no nos abastecen agua”.

Desde octubre del año pasado, otras siete u ocho familias de la misma colonia padecen la misma falta de agua, quienes también piden a las autoridades solucionar esta carencia que puede generar problemas a la salud y propiciar condiciones insalubres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *