Las bebidas altamente azucaradas contribuyen al desarrollo de
enfermedades como obesidad, diabetes y osteoporosis

La Oficina de Representación Chihuahua, a través de la Coordinación de
Salud Pública, informa que el consumo de bebidas azucaradas en exceso
y de manera cotidiana puede acarrear problemas para la salud.
Explica que el refresco es una bebida saborizada con efervescente
carbonatado compuesto de sacarosa, glucosa y fructuosa que se convierte
en una fuente de energía concentrada, lo que hace que las personas que
lo consumen sientan la sensación de bienestar, sin embargo, en
cantidades elevadas ocasiona daños a la salud.
Detalla que las personas toman refresco para aliviar la sensación de sed,
pero es una creencia lejos de la realidad, porque la alta concentración de
azúcar no permite que eso suceda; al contrario, se tiene la necesidad de
tomar más de ese líquido con alto contenido de azúcar y como
consecuencia, un considerable aumento de peso.
Asegura que la mejor manera de hidratarse es bebiendo agua potable y
con ello se logra evitar la ingesta de edulcorantes y endulzantes, que son
los que propician el desarrollo de enfermedades como obesidad, diabetes
y osteoporosis.
Para una buena hidratación, los adultos deben tomar entre dos y tres
litros de agua diariamente, además de privilegiar el consumo de frutas y
verduras ricas en líquidos.

El Seguro Social llama a los derechohabientes a que en casa, desde
pequeños, fomenten la cultura de beber agua natural e informen sobre el
daño que causan los refrescos, de esta manera se podrán prevenir futuras enfermedades.
En los módulos PrevenIMSS, ubicados en las Unidades de Medicina
Familiar (UMF), personal especializado ofrece información y orientación
sobre distintos temas, entre ellos la manera de llevar una buena
alimentación que incluye comidas y bebidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *